viernes, 30 de marzo de 2012

Ida de los Cuartos de Final de la UEFA Europa League Schalke 04 - Athletic


El Athletic se impuso al Schalke en uno de los partidos del año



Se vivió un auténtico partidazo en el Veltins Arena de Gelsenkirchen, donde el ambiente era espectacular, entre el Athletic del “Loco” Bielsa y el Schalke de Raúl, dos equipos muy valientes que nunca perdieron la cara el choque.

En los primeros minutos, que fueron de tanteo, se vio un interesante intercambio de golpes entre ambos conjuntos, conscientes de la magnitud del envite y sobretodo de sus respectivos adversarios.

Ambos equipos tuvieron alguna ocasión clara en estos compases iniciales, destacando disparo alto de Llorente a centro de Ander Herrera y un lanzamiento de Huntelaar que se fue por poco tras una gran jugada y posterior pase del joven Draxler.

Tras esto, durante los minutos que peor lo estaba pasando el Athletic debido al peligro alemán, De Marcos se internó por la derecha, centro raso un balón que remataría Susaeta y que Hildebrand, desafortunado, no logró atrapar, siendo aprovechada esta situación por Llorente que, en dos ocasiones, remató el rechace, logrando el primer tanto de su equipo.

Pero les duró poco la alegría a los bilbaínos, ya que tan sólo un minuto más tarde, Uchida sacó de banda para Farfán y este se la devolvió al japonés, que se coló hasta la línea de fondo para poner un centro raso que, como no, Raúl remató al primer palo, devolviendo la igualada al electrónico.

Después de los dos goles, el espectáculo aumentó, con ambos equipos abiertos y buscando el segundo tanto. En estos minutos el Schalke logró someter al Athletic, creando peligro a la contra por las bandas, con unos eléctricos Farfán y Draxler, secundados por los laterales Uchida y Fuchs. Los leones se vieron en serios problemas con las ocasiones mineras, siendo las más relevantes un disparo de Huntelaar que Susaeta sacó en el área pequeña, y una internada de Draxler, que dio a Raúl el pase de la muerte, pero el madrileño no pudo rematar.


En la segunda mitad, el partido volvió a equilibrarse, teniendo la primera llegada Llorente, pero Papadopoulos se mostró muy rápido al cruce, abortando el peligro.

Tras esto, el Schalke volvió a tomar las riendas del encuentro, acosando a los de Bielsa con numerosas llegadas. Avisaron primero con un remate de Papadopoulos que se marchó rozando el poste, y posteriormente con una tremenda volea de Farfán que atrapó Gorka con alguna que otra dificultad, pero no volvieron a avisar, ya que en la siguiente jugada, Raúl, tras varios rechaces, logró empalmar una preciosa volea desde la frontal que sorprendió a Gorka, adelantando de este modo a los alemanes.

Querían más los mineros, como demostraron con un disparo seco de Fuchs que Gorka logró atajar, y con una posterior vaselina de Raúl que se marchó por poco.

Pero en estas el Athletic reaccionó, y a la salida de un córner, de nuevo Llorente logró rematar con rabia un balón al primer palo que entró al fondo de la red, dándole el empate a su equipo cuando más lo necesitaba. Otra vez aparecía el Rey León para salvar a los suyos.

A partir de este momento, apareció el Athletic que arrasó en Old Trafford, llegando continuamente al área rival con triangulaciones y balones entre líneas. Buena muestra de ello fue el aviso que envió Muniain, salvado por Papadopoulos.

Pero a la siguiente, los leones encontraron de nuevo el premio del gol, con una magnífica contra liderada por Muniain que abrió a la izquierda para que Ibai la cambiara hacia Susaeta, rematando a puerta y llegando De Marcos desde segunda línea para mandar al fondo de las mallas el rechace del meta, encarrilando mucho el partido y la eliminatoria.


No se rindió el Schalke en los minutos finales, contando con serias ocasiones de empatar el encuentro, como un espectacular disparo de volea de Huntelaar que interceptó en el palo, o un nuevo remate de Raúl que logró salvar Gorka.

Pero el destino tenía reservada de nuevo una gran victoria a los vascos, y, como ya sucediera en Manchester, fue nuevamente Muniain quien marcó el último tanto de su equipo, tras una enorme cabalgada de Susaeta, que le sirvió el balón en bandeja.

Al final, importantísima victoria del Athletic en un campo complicado y ante un duro rival, que deja la eliminatoria prácticamente vista para sentencia a expensas de lo que suceda en La Catedral.

La importancia del líder

Sin duda, los jugadores más destacados del encuentro fueron Raúl y Fernando Llorente. Ambos jugadores tiraron de su equipo en momentos decisivos, dándoles el soplo de aire fresco que necesitaban.

Mención especial merece el veterano capitán minero, que se dejó la piel en el campo, dando un autentico recital de juego. Estuvo presente en cada jugada ofensiva de su equipo, pero también fue el primero a la hora de la presión para robar el esférico. Lo hizo todo el 7, dirigió, desbordó, construyó el juego, y lo más importante, logró dos tantos que pueden valer su peso en oro en el partido de vuelta.


ALINEACIONES

Schalke 04: Hildebrand (45’ Schober); Uchida, Papadopoulos, Matip, Fuchs; Höger (55’ Holtby), Jones; Farfán, Draxler (55’ Jurado); Raúl, Huntelaar.

Athletic: Gorka; Iraola, Javi Martínez, Amorebieta, Aurtenetxe (70’ Pérez); Iturraspe, De Marcos (84’ Ekiza), Ander (45’ Ibai); Susaeta, Muniain, Llorente.

PabloG.

jueves, 29 de marzo de 2012

Ida de los Cuartos de Final de la UEFA Champions League Milan - Barcelona



Apasionante encuentro de Champions entre dos de los mejores clubes del Viejo Continente por una plaza en las semifinales de la UEFA Champions League, el Milan y el Barcelona.

Los culés visitaban un abarrotado San Siro con el claro objetivo de ampliar la buena racha de resultados cosechados en las fechas anteriores frente a un Milan que contó con el empuje de los tifosi desde el primer minuto.

Comenzó el encuentro con un ritmo trepidante y con ambos equipos presionando arriba y descuidando sus defensas, algo que propició el intercambio de golpes, aunque sin excesiva puntería.

El fuego lo abrió el Milan con un disparo de Boateng que llegó a Robinho tras rebotar en Piqué, pero el brasileño la mandó alta. Poco después llegó la réplica azulgrana, cuando Messi puso un balón atrás en la línea de fondo, que se paseó por el área sin encontrar rematador.

Pero sin duda la más clara llegó cuando el propio argentino logró sacarse un buen disparo que Abbiati no logró blocar y su rechace fue rematado por Alves a bocajarro, marchándose pegado al palo.

Tras esto, el Milan pareció coger las riendas del encuentro, teniendo de hecho una magnífica oportunidad de abrir el marcador, pero en el mano a mano, Valdés estuvo más listo que Ibrahimovic, salvando así la mejor ocasión rossonera.

Pero a partir de este momento, el Milan, sin fuelle, se olvidó de atacar y se dedicó única y exclusivamente a no permitir la aproximación de los azulgranas al área de Abbiati, cediéndoles el cuero, algo que en otra ocasión hubiese sido mortal, pero no en este caso, ya que los milanistas traían bien aprendida la lección desde la caseta. Sin duda, Allegri mintió en la previa cuando aseguró que su equipo no saldría a defender. Encerró a los suyos en su campo con dos líneas de cuatro muy juntas, casi metidas en el área, dificultando mucho de esta forma la entrada de su rival. Tampoco ayudo el lamentable estado del terreno de juego, con la hierba muy alta y lleno de hoyos.


Ante este panorama, los azulgranas monopolizaron el esférico hasta el final del encuentro, pero se mostraron algo ingenuos al empeñarse en entrar con Messi o Alexis por el centro, donde más jugadores lombardos se juntaban. A pesar de esto, los culés mandaron serios avisos a su rival, con disparos de Xavi o Iniesta.

Tras la reanudación, el problema continuó, faltaba profundidad. Aunque el Barça lo seguía intentando con posesiones largas y contaba con grandes ocasiones, la defensa milanista siempre conseguía incomodar en los envíos y disparos.

Se echaba en falta el desborde, así que Guardiola decidió introducir en el minuto sesenta y cuatro al canterano Tello, con el fin de abrir más el campo, sentando a Iniesta en un cambio que sorprendió a muchos. Una vez con el joven extremo en el campo, los azulgranas ganaron en amplitud, lo que permitió mayor peligro en las aproximaciones al área, como un disparo del propio Tello que se fue por poco.


Pero el Barça necesitaba abrir un poco más el campo por eso dio entrada al canario Pedro en detrimento del chileno Alexis Sánchez en el minuto setenta y cinco. La tardía reacción de Guardiola permitió mayor libertad a Messi por el centro, generando así mayor peligro en las acciones de ataque, pero sin encontrar el premio del gol.

El Barcelona reclamó penalti en un claro agarrón de Mesbah dentro del área mientras Puyol remataba un córner botado por Xavi, pero el colegiado del encuentro decidió no señalar nada.

Ya en los minutos finales, los culés contaron con la mejor ocasión del encuentro, con un disparo de Messi que Abbiati no pudo atajar y el rechace lo remató de primeras Tello a gol, pero su disparo se encontró con Bonera, muy atento al cruce.

Al final, empate en San Siro que deja la eliminatoria muy abierta de cara al partido de vuelta en el Camp Nou.

ALINEACIONES

Milan: Abbiati; Bonera, Mexès, Nesta (74' Mesbah), Antonini; Ambrosini, Nocerino, Seedorf, Boateng (66' Emanuelson); Robinho (51' El Shaarawy), Ibrahimovic.

Barcelona: Valdés; Alves, Mascherano, Piqué, Puyol; Busquets, Keita, Xavi, Iniesta (64' Tello); Alexis (75' Pedro), Messi.

PabloG.

miércoles, 28 de marzo de 2012

Ida de los Cuartos de Final de la UEFA Champions League APOEL - Real Madrid



Duelo de Champions entre dos equipos con plantillas muy diferentes, pero un mismo objetivo: llegar a semifinales de la UEFA Champions League.

Visitaba el Real Madrid el GSP Stadium, un infierno en la tierra concienzudamente preparado por los ultras chipriotas con el fin de intentar nivelar las fuerzas entre ambos conjuntos. Mourinho, con la ausencia de su cerebro Xabi Alonso en el centro del campo, tuvo que confiar en Sahin, dándole por fin minutos de importancia en una gran cita. El turco, condenado al ostracismo por el preparador portugués, rindió a buen nivel, demostrando que es muy válido para este equipo.

El conjunto blanco comenzó monopolizando el esférico desde el primer momento, haciendo frente a un APOEL que se encerró en su campo desde el pitido inicial, confiando sus opciones ofensivas a las posibles contras generadas por los errores merengues.

Pero a pesar de este control del encuentro y al número de ocasiones creadas, el Madrid no conseguía disfrutar de ninguna opción clara de inaugurar el marcador, en parte debido a la lenta circulación del esférico por parte de los blancos.


A pesar de esto, el Madrid tuvo alguna oportunidad de abrir el marcador, como por ejemplo una gran volea de Özil con la derecha que detuvo Chiotis. Pero la más clara llegó tras un envío raso de Sahin al área pequeña que Benzema falló incomprensiblemente cuando tan sólo tenía que empujarla al fondo de las mallas. El lamento del francés era el lamento del madridismo, que veía como se atragantaba un equipo menor encerrado en su campo estaba logrando frenar las aspiraciones blancas de conseguir la victoria.

Tras el descanso, la tónica continuó siendo la misma, el Madrid moviendo el cuero de lado a lado y el APOEL replegado y con las líneas muy juntas. Los madridistas no conseguían abrirse hueco ni por el centro ni por las bandas, ya que el problema continuaba: las transiciones seguían siendo demasiado lentas, el Real Madrid necesitaba una marcha más.

Mourinho dio con la tecla con la pareja brasileña

Ante la falta de claridad en el juego y de desborde por las bandas, el portugués decidió sentar en el minuto sesenta y tres a Higuaín y Coentrão para dar entrada a Marcelo y Kaká.


Una vez con los brasileños en el campo, los blancos mostraron sus mejores minutos, llegando con mucha más claridad al área rival y rozando el premio del gol en varias ocasiones, como en un disparo de Özil salvado por la defensa o un peligroso chut de Benzema que se fue por poco. El Madrid desgastaba aún más a su rival, que cada vez se mostraba más abierto.

Y en estas llegó el primer gol merengue, cuando tras una jugada de Marcelo, este abrió el balón para Kaká, que se sacó un centro magnífico para que Benzema, en plancha, abriera la lata para su equipo y lograra romper la rocosa defensa chipriota.

Tras esto, el APOEL abrió del todo su defensa, algo que aprovechó de maravilla Marcelo, que fue un ciclón por la izquierda desde su entrada. Suya fue, de nuevo, la jugada del segundo gol, logrando llegar hasta línea de fondo tras una pared con Ronaldo, y sirviendo a Kaká un gran balón para que el brasileño sólo tuviese que empujarla adentro. De nuevo aparecía la pareja brasileña, autentica revolucionaria del encuentro.

Pero todavía tenía ganas de más el equipo de Mourinho, todavía querían destrozar un poquito más el sueño de los de Nicosia, y lo hicieron marcando un tercer tanto que prácticamente sella su billete para la siguiente ronda de la mejor manera que sabe hacerlo este conjunto: con una contra letal. La tormenta perfecta la inició Ronaldo en medio campo, arrancando con gran potencia y vertiginosa velocidad, para posteriormente abrir el balón a la izquierda hacia Özil y que éste, con un sutil toque con el exterior, se lo sirviera a Benzema, que la empujó al fondo de la red logrando de este modo el tercer tanto de su equipo y el segundo de su cuenta particular.


Al final, amplia victoria madridista que les deja prácticamente en semis salvo sorpresa mayúscula en el encuentro de vuelta.

ALINEACIONES

APOEL: Chiotis; Poursaitides, Paulo Jorge, Oliveira (13’ Kaká), Boaventura; Pinto (72’ Solari), Morais; Charalambide, Trickovski, Alexandrou (45’ Sousa); Ailton.

Real Madrid: Casillas; Arbeloa, Ramos, Pepe, Coentrão (63’ Marcelo); Khedira, Sahin (84’ Granero), Özil, Ronaldo; Higuaín (63’ Kaká), Benzema.

PabloG.

lunes, 26 de marzo de 2012

Firmamento Futbolístico: Marco Reus & Xherdan Shaqiri


Durante los pasados meses de enero y febrero, los gigantes del fútbol alemán realizaron dos grandes movimientos que conmocionaron a la Bundesliga y a gran parte del fútbol europeo, ya que se hicieron con dos de las piezas más codiciadas del mercado futbolístico internacional: mientras el 4 de enero el Borussia Dortmund hacia oficial la contratación del delantero procedente del Borussia Mönchengladbach, Marco Reus, de cara a la temporada 2012/13, el 9 de febrero, el Bayern Múnich oficializaba el fichaje del suizo Xherdan Shaqiri, procedente del Basilea, también con vistas a la próxima temporada. Por eso, en esta edición de Firmamento Futbolístico, te presentamos a dos grandes futbolistas que darán mucho que hablar en sus nuevos equipos.

Marco Reus

Nacido el 31 de mayo de 1989 en Dortmund, es un futbolista alemán que actúa en la posición de segundo punta, aunque también puede desempeñarse por ambos flancos del ataque. Su pierna dominante es la derecha y su actual equipo es el Borussia Mönchengladbach. El 4 de enero de 2012 firmó un contrato con el Borussia Dortmund que le ligará con el conjunto aurinegro a partir del 1 de julio de 2012.



Inicios

Comenzó a jugar en el Post SV, un pequeño equipo de la ciudad de Dortmund en el que pronto comenzó a destacar, lo que llamó la atención del Borussia Dortmund, que lo reclutó para su cantera en 2003, permaneciendo en ella  hasta el año 2006, cuando perteneciendo al equipo sub-17 los entrenadores del BVB decidieron prescindir de sus servicios, ya que no lo consideraban lo suficientemente preparado para llegar a la Bundesliga en el futuro.

Tras este duro varapalo, Reus decidió probar suerte en el Rot Weiss Ahlen, y tras estar la primera temporada a caballo entre el equipo sub-19 y el filial, y la segunda entre el filial y el primer equipo, en la que logró el gol crucial en el ascenso del conjunto de la Westfalia a la 2.Bundesliga, logró consolidarse en la primer plantilla en su tercera temporada, logrando cuatro goles y tres asistencias.

Salto al estrellato en el Borussia Mönchengladbach

Sus buenas actuaciones en la Segunda División alemana despertaron el interés del Borussia Mönchengladbach, que logró su contratación en verano de 2009 por un millón de euros.

El Gladbach, huérfano de referentes tras la marcha de Marko Marin y Alexander Baumjohann al Werder Bremen y el Bayern Múnich respectivamente, se agarraba al clavo ardiendo de esta emergente promesa del fútbol alemán.

Pero Marco Reus respondió en su primera temporada, diferenciándose de ambos jugadores y mostrándose mucho más determinante, logrando así ocho goles y cuatro asistencias.

Y aunque su debut en la Primera División alemana fue bueno, su segunda temporada mejoró notablemente: fue el gran artífice de la salvación in extremis de su equipo, anotando doce goles y repartiendo doce asistencias.

Tras salvar al Gladbach, y tal y como había prometido en los momentos más delicados del conjunto de la Westfalia, permaneció una temporada más vistiendo el blanco, el negro y el verde, rechazando de esta manera ofertas de grandes equipos como por ejemplo el Arsenal.

Líder indiscutible del sorprendente Gladbach

Sin duda alguna, si alguien pregunta por qué está situado actualmente en la tercera posición de la Bundesliga alemana el Borussia Mönchengladbach, la respuesta debe ser la siguiente: Marco Reus. El joven delantero alemán ha pasado de promesa a realidad, liderando a un equipo otrora grande pero que en la actualidad cuenta con escasos recursos económicos.

Reus, respaldado por jugadores de gran calidad como Hanke, Arango, o el emergente Herrmann, está logrando la proeza de llevar a su equipo a la zona Champions, por delante de conjuntos como el Schalke 04, el Werder Bremen o el Bayer Leverkusen.

Esta temporada está siendo la de la consagración del talentoso Marco, que, de momento, cuenta con dieciocho tantos y siete asistencias, y que se ha convertido en un fijo en las convocatorias de Joachim Löw para la Mannschaft, lo que ha despertado el interés de los equipos más grandes del Viejo Continente, como el Manchester United, el Chelsea, el Inter, el PSG, el Real Madrid, el Barcelona, el Bayern Múnich o el propio Borussia Dortmund, que fue quién finalmente ganó la partida, pagando 17’5 millones de euros por su pase y podrá contar a partir de la próxima temporada con el enorme talento del jugador al que una vez le dijeron que no llegaría a la Bundesliga.

¿Cómo juega?

Marco Reus es un futbolista extremadamente vertical, que destaca tanto por su potencia como por su calidad. Casi imparable cuando arranca, es el futbolista ideal para iniciar el contragolpe. Posee una enorme agilidad y un talento innato para dar el último pase. Si a esto le sumamos un gran disparo desde media distancia, innumerables recursos a la hora definición y un increíble olfato goleador, tenemos al futbolista perfecto para aparecer desde la segunda línea rompiendo las defensas rivales.

Su punto débil quizá sea el juego aéreo, pero últimamente a progresado bastante en esta faceta, pasando de ser carne de césped a soportar los envites de los fornidos defensas alemanes.


Xherdan Shaqiri


Nacido el 10 de octubre de 1991 en Gnjilane, antigua Yugoslavia, es un futbolista albanokosovar nacionalizado suizo que actúa en la posición de extremo derecho, aunque también puede desenvolverse por banda izquierda o en la media punta. Su pierna dominante es la zurda y su actual club es el FC Basilea. El 9 de febrero de 2012 se comprometió con el Bayern Múnich, club del que formará parte a partir del 1 de julio de 2012.


Inicios

Xherdan Shaqiri nació en Gnjilane en octubre de 1991, en el mismo año en el que estalló la Guerra de los Balcanes. Debido a la delicada situación social y política que se vivía por aquel entonces en Yugoslavia, su familia decidió partir hacia Suiza en busca de paz y tranquilidad.

Una vez en el país helvético, Shaqiri ingresó con ocho años en el modesto SV Augst, en el que comenzó a despuntar. Dos años después, el Basilea se decidió a ficharlo.

En las categorías inferiores del conjunto azulgrana su progresión fue vertiginosa, destacando especialmente su nombramiento como mejor jugador de la prestigiosa Nike Cup con 15 años, algo que hizo saltar las alarmas en las secretarías técnicas de los grandes equipos del Viejo Continente.

Debut con el primer equipo y convocatoria para Sudáfrica

En 2009, tras su deslumbrante paso por la base basiliense, le llegó la hora de demostrar su valía en el primer equipo, de la mano del entrenador Thorsten Fink. En la primera plantilla, fue de menos a más, haciéndose con un sitio en el once en la segunda vuelta con tan sólo diecisiete años. A pesar de ser su campaña de debut, Shaqiri rindió a buen nivel, ayudando a la consecución de la liga y la copa suiza con siete goles y cinco asistencias de gol, unos números espectaculares para un jugador de su edad.

La gran temporada realizada por Shaqiri en Basilea no pasó desapercibida para nadie, ni siquiera para Ottmar Hitzfeld, seleccionador absoluto de Suiza, quien decidió incluirlo en su lista de veintitrés hombres para disputar el Mundial de fútbol en tierras sudafricanas.

Shaqiri fue el único atisbo de savia nueva que se pudo observar en aquella selección, ya que Hitzfeld hizo oídos sordos a la opinión pública que pedía a gritos la participación de algunos jugadores que se habían proclamado meses antes campeones del mundo sub-17 en Nigeria, aunque sí decidió llevarse al albanokosovar, un año mayor.

Una vez en la cita mundial, su papel fue casi testimonial, jugando apenas quince minutos en el último partido de la fase de grupos, cuando su selección necesitaba dos tantos para poder acceder a la siguiente ronda, algo que finalmente no sucedió. Pero a pesar de su escasa participación, Xherdan, con dieciocho años, fue cogiendo sitio en la selección absoluta de su país.

Gran actuación en Champions, Europeo sub-21 y despegue definitivo a la fama

Tras el Mundial, llegó el turno de la Champions League, ya que su equipo se había ganado el derecho de participación gracias al campeonato liguero logrado la temporada anterior.

Tras superar dos rondas previas contra el Debreceni y el Sheriff, el Basilea logró acceder a la fase de grupos de la Champions. Los suizos tuvieron un buen papel en la competición con un juego vistoso y atrevido, plantando cara a colosos como el Bayern y la Roma, conjunto este último al que vencieron 1-3 en su estadio, con dos asistencias de Shaqiri. A pesar de que quedaron eliminados en la primera ronda, el Basilea dejó un gran sabor de boca, y en especial su extremo derecho, Xherdan Shaqiri.

La temporada acabó de la mejor manera posible: el Basilea volvió a proclamarse campeón de liga y Shaqiri fue su jugador más determinante, anotando siete tantos y repartiendo diez asistencias.

Pero el torneo que verdaderamente lo catapultó al estrellato fue el Europeo sub-21 de 2011, disputado en Dinamarca. En él, Suiza, liderada por Shaqiri, fue la gran revelación del torneo, clasificándose como primera en la fase de grupos sin ceder un solo punto, y eliminando posteriormente a la República Checa en semifinales hasta abrirse paso a la gran final.

Allí se encontraron dos equipos muy similares en cuanto a estilo de juego: la Suiza de Shaqiri y la España de los Campeones del Mundo Javi Martínez y Mata, probablemente una de las mejores selecciones que se haya visto jamás en la historia de este torneo.

La apasionante final, muy disputada desde el comienzo hasta el fin, se decantó finalmente del lado español, que contaba con jugadores muchos más acostumbrados a grandes escenarios.

Shaqiri, líder indiscutible de la subcampeona de Europa, finalizó el torneo con un tanto y fue incluido en el Mejor Equipo del Torneo.

La gran actuación del talentoso extremo suizo en un escenario tan mediático como lo es un Europeo sub-21 hizo que se marcara su nombre en rojo en buena parte de las secretarías técnicas europeas, pero finalmente y como muestra de agradecimiento a su club, decidió permanecer una temporada más vistiendo la elástica azulgrana del conjunto basiliense.

La referencia de una de las revelaciones de la Champions

La temporada 2011/12 será sin duda recordada con muchísimo cariño por cualquier aficionado del Basilea. El equipo suizo, con Shaqiri como estrella, no sólo se conformó con llegar de nuevo a la fase final de la UEFA Champions League, sino que pasó por ella con paso firme.

Encuadrado en un grupo presumiblemente complicado con dos colosos como el Manchester United y el Benfica, los helvéticos no se amilanaron y plantaron cara a todos sus rivales, logrando sacar dos importantes empates en el Estadio Da Luz y en Old Trafford, y una increíble victoria en casa frente al United, lo que a la postre supuso la clasificación de los azulgranas para la siguiente ronda y la eliminación de los diablos rojos, que deberían disputar la Europa League, convirtiéndose de esta manera en la mayor sorpresa del torneo.

El paso triunfal de los suizos continuó en octavos, donde lograron derrotar al Bayern Múnich en St. Jakob Park por un tanto a cero, pero en la vuelta, su camino se vio truncado de raíz tras endosar un doloroso y humillante siete a cero, algo que no hizo honor al espectacular torneo realizado por el Basilea.

Los números de Shaqiri esta temporada están siendo muy buenos, ya que cuenta con cinco tantos y cuatro asistencias, aparte de ser el gran referente de su equipo, el jugador por el que pasa la mayor parte de las jugadas de ataque del conjunto basiliense, aparte de ser titular indiscutible en la selección absoluta de su país, lo que ha llevado al Bayern de Múnich a lanzarse a por el fichaje del jugador y pagar en torno a los 13 millones de euros por hacerse con sus servicios de cara a la próxima temporada.

¿Cómo juega?

A pesar de su baja estatura (1’69 m), Xherdan Shaqiri posee un físico bastante fuerte, quizá desproporcionado, pero que le aporta la resistencia necesaria a la hora de aguantar las embestidas de rivales mucho más altos que él. Con un centro de gravedad muy bajo y un poderoso tren inferior, su mayor virtud radica en la explosividad de sus arrancadas, ya que a pesar de no ser un futbolista muy rápido, la potencia de sus cuádriceps y sus gemelos, y la frecuencia de su corta zancada lo hacen totalmente desequilibrante. Bien dotado técnicamente, intenta casi siempre buscar el uno contra uno al defensa, pecando a veces de individualista, a pesar de poseer una magnífica visión de juego y grandes cualidades para dar el último pase. Gusta mucho de hacer diagonales a portería, ya que casi siempre juega a pierna cambiada, exhibiendo de esta manera un demoledor golpeo de media distancia, lo que le permite materializar numerosos tantos.


PabloG.

domingo, 25 de marzo de 2012

30ª Jornada de la Liga BBVA Espanyol - Málaga



El Málaga visitaba uno de los feudos más complicados de toda la Primera División en busca de los tres puntos, el del Espanyol: Cornellà-El Prat, un campo en el que los pericos aumentan sus prestaciones de manera considerable arropados por una incansable afición que los lleva en volandas durante los noventa minutos de juego. Eran tres puntos importantísimos para ambos conjuntos, debido a los últimos resultados acontecidos, como las derrotas de Atlético de Madrid y Valencia, unos puntos que permitirían abrir brecha con uno y estrechar el cerco sobre el otro.

El Espanyol comenzó el encuentro mucho más enchufado que su rival, que parecía no ver en los primeros compases del juego la importancia de la victoria. Durante los primeros minutos la posesión estuvo repartida, aunque ligeramente inclinada hacia el lado perico, pero ninguno de los dos conjuntos lograba aproximarse al área rival. De hecho, la primera aproximación peligrosa fue para el Espanyol a los veinte de juego, con un disparo de Uche que se marchó desviado.

Pero en la siguiente aproximación del cuadro espanyolista al área malacitana llegó el primer tanto del encuentro, obra de Coutinho de falta directa. El joven mediapunta canarinho, sin duda el mejor de su equipo en la tarde de hoy, sorprendió a todos con un lanzamiento raso que se coló por debajo de la barrera del Málaga y entró en la meta malaguista a pesar de la inútil estirada de Caballero. Para más inri, el cancerbero argentino chocó con el palo en esa misma jugada, lesionándose de este modo y teniendo que ser sustituido por su compañero y ex perico Carlos Kameni, que debutaba con el Málaga frente a su ex equipo.


Pero, por inverosímil que parezca, el que salió beneficiado del gol y del parón por el cambio de guardameta fue el Málaga, que despertó e imprimió al partido ese ritmo que viene siendo característico de este equipo en las últimas citas. Gracias a esto, los malagueños tuvieron el empate a tiro, pero tanto Maresca como Isco se toparon con el poste, y posteriormente Rondón fue incapaz de llegar a una dejada de cabeza de Weligton, esfumándose así las mejores oportunidades del cuadro malacitano.

La segunda mitad comenzó del mismo modo que lo había hecho la primera, con un Málaga en las nubes y un Espanyol más metido en el encuentro. Una vez más los pericos, que incomodaban mucho a los boquerones con sus rápidas salidas a la contra por medio de Coutinho o Weiss, no lograban encontrar el último pase que les permitiese poner tierra de por medio en el marcador, algo que acabarían pagando en los minutos finales.

Mientras tanto el Málaga intentaba resurgir tímidamente, pero primero Maresca no llegó a rematar un buen centro de Eliseu, y después el propio portugués no acertó a controlar un envío de Rondón cuando ya se hallaba frente al portero.

Pellegrini volvió a acertar con los cambios

Sin duda el encuentro cambió con la entrada primero de Seba, y posteriormente de Van Nistelrooy. El charrúa aportó a su equipo el empuje que necesitaba en el momento que lo necesitaba y el holandés aportó su oficio, su veteranía.

Suyo fue el primer gol, el que revolucionó el encuentro. Cazorla vio muy bien la entrada de Isco y se sacó un cambio de juego espectacular que el joven mediapunta controló de maravilla pero no pudo definir ante la salida de Casilla, pero entonces apareció “Van Gol” para empujar el balón al fondo de las mallas e igualar la contienda a falta de quince minutos.


A partir de ahí el Málaga volvió a despertar, volvió a dominar. Y para colmo, en la jugada posterior al primer tanto, Cazorla botó un saque de esquina que Rondón remató a la perfección y que Casilla no logró blocar, algo que aprovechó Demichelis, solo en el área, para adelantar a su equipo y empatarlo a puntos con el Valencia.

Pudo ampliar su ventaja el cuadro malaguista con una gran jugada individual de Isco, su disparo fue parado por Casilla, al igual que el posterior rechace de Seba.

Al final, triunfo vital del Málaga en Cornellà que le permite distanciarse siete puntos del Espanyol en la carrera por Europa, y situarse de nuevo en puestos Champions, empatado a puntos con el Valencia en el liderato de la “Liga de los Mortales”.


ALINEACIONES

Espanyol: Casilla; Rodríguez, Forlín, Didac, Javi López; Baena (81’ Pandiani), Verdú, Gómez (73’ Albín), Weiss (62’ Romaric), Coutinho; Uche.

Málaga: Caballero (33’ Kameni); Sergio Sánchez, Weligton, Mathijsen, Monreal; Demichelis, Maresca (73’ Van Nistelrooy), Cazorla, Eliseu (59’ Seba), Isco; Rondón

PabloG.

sábado, 24 de marzo de 2012

27ª Jornada de la Bundesliga Bayern Múnich - Hannover 96



Vibrante encuentro de la Bundesliga entre el segundo clasificado, el Bayern Múnich, y el próximo rival del Atlético de Madrid en la Europa League, el Hannover. Los bávaros llegaron al encuentro con varias de sus figuras en el banquillo, como Mario Gómez o Müller, debido al desgaste realizado el pasado miércoles en el encuentro ante el Gladbach, en el que los muniqueses se clasificaron para la gran final de la Copa de Alemania en los penaltis tras unos intensísimos ciento veinte minutos.

El Bayern arrolló al Hannover

El Bayern demostró el gran momento de forma que atraviesa desde el primer minuto, acosando incesantemente mediante el toque a un pasivo Hannover que sólo pudo acercarse al área de Neuer gracias a los fallos de la defensa bávara.

Olic ya aviso de lo que se avecinaba al poco de empezar el encuentro, cuando envió un blandito balón a las manos de Zieler tras un gran pase al hueco de Kroos en el que pudo ser el primero de su equipo.

El Bayern mantuvo el ritmo de toque durante toda la primera mitad, ya que su rival se limitó a mantener el sitio y a cerrar las líneas, dejando un inmenso espacio a su rival para moverse a sus anchas por todo el centro del campo. Robben y Ribèry, como casi siempre, fueron los que intentaron romper esta armonía de toque, internándose por los flancos, algo que supuso un quebradero de cabeza para la defensa rival. De hecho el francés tuvo una de las más claras para su equipo pero se marchó fuera por poco.

Pero no todo fueron luces para el conjunto muniqués, ya que un error de Neuer, que perdió el balón de manera absurda, pudo costarle caro a su equipo, pero ni Diouf ni Abdellaoue supieron aprovechar el fallo del cancerbero alemán.

Pero el que logró el tanto fue el Bayern, cuando Ribèry logró internarse hasta la línea de fondo, poniendo el balón atrás para que Robben la dejase magistralmente para Kroos que, tras controlar, batió a Zieler con un sutil disparo que superó al arquero por alto, logrando así un magnífico tanto para su equipo que lograba adelantarse en el marcador. Minutos después, el Bayern pudo aumentar la diferencia, pero Olic no acertó a llegar a un gran pase atrás de Kroos, muy activo durante todo el primer tiempo.


Demasiado Gómez para un triste Hannover que resucitó al final

La segunda mitad comenzó con la misma tónica con la que acabó la primera, con el Bayern asediando a un Hannover que se mostraba maniatado ante los ataques en tromba del conjunto bávaro.

Pero aunque los muniqueses tocaban y tocaban, no encontraban la profundidad suficiente que les permitiera lograr el segundo tanto, el de la tranquilidad, en parte porque el croata Ivica Olic no se mostró demasiado afortunado durante su participación en el encuentro, errando claras ocasiones que pudieron permitir a su equipo aumentar la ventaja en el marcador.

Todo cambió cuando ingresó en el terreno de juego Mario Gómez. El hispano-alemán, prácticamente en el primer balón que tocó, avisó a Zieler con un disparo a la madera que apunto estuvo de entrar tras golpear en la espalda del portero del Hannover. No volvió a avisar: en la siguiente jugada, arrancó magistralmente desde la derecha, recortó en seco a su par y mandó el balón al fondo de las mallas con la izquierda. Un golazo de fuerza y calidad que demuestra por qué es uno de los mejores futbolistas del momento en el panorama futbolístico internacional.

Tuvo que encajar dos goles, pero al fin reaccionó el casi inerte Hannover, que esperanzado en la velocidad de Rausch por la derecha logró incomodar a los bávaros. De hecho, suyo fue el envío que propició el gol de los visitantes, un golazo de Ya Konan, que tras una dejada de cabeza de Diouf, empalmó el balón de chilena acortando distancias para su equipo. Tras esto, los visitantes aumentaron su moral y se lanzaron a por el empate, que apunto estuvo de llegar en un remate de Diouf a centro de Rausch, pero finalmente no lo lograron.

Finalmente el que pudo aumentar su renta fue el Bayern, tras un robo de Müller, que dribló a Zieler, pero en el último instante, Cherundolo logró quitarle el esférico.

Al final, victoria del Bayern que se coloca más cerca del Dortmund a la espera de lo que haga mañana el conjunto aurinegro. Por su parte, el Hannover sufre un duro traspié en su aspiración por clasificarse para la próxima edición de la UEFA Europa League.


ALINEACIONES

Bayern: Neuer; Lahm, Boateng, Badstuber, Alaba; David Luiz, Pranjic (54’ Tymoshchuck); Kroos (78’ Kroos), Ribèry, Robben; Olic (60’ Gómez).

Hannover: Zieler; Cherundolo, Pogatetz, Eggimann, Pander; Stindl, Pinto (60’ Schlaudraff), Rausch, Schmiedebach; Diouf, Abdellaoue (66’ Ya Konan).


PabloG. 

lunes, 19 de marzo de 2012

28ª Jornada de la Liga BBVA Real Madrid - Málaga



Duelo espectacular en el Santiago Bernabéu. El Real Madrid, el equipo de los récords, llegaba a la cita enrachado a tenor de sus últimos resultados positivos, enfrente, un Málaga motivado por encontrarse en puestos Europeos y por el aliciente en sí que supone jugar en el feudo blanco. Para más inri, continuaba el eterno morbo de volver a ver a Pellegrini en el banquillo del Bernabéu teniendo en frente al siempre peligroso Mourinho. El partido estaba cargado de emoción.

El Málaga plantó cara pero el Madrid puso el gol

Llegaba a Madrid el Málaga con la baja más sensible que podía tener: la de su sustento en el mediocampo, Toulalan. Por este motivo, Pellegrini decidió alinear en el once a un veterano de guerra curtido en mil batallas con el fin de desmantelar el ataque madridista desde la raíz, a Demichelis, junto a Camacho. Y no le salió del todo mal la jugada a pesar de lo aparentemente defensivo que pueda parecer el cambio, ya que el Málaga movió el balón de un lado a otro disputándole la posesión a un equipo tan grande como es el Real Madrid. La jugada más clara para los malacitanos llegó en un balón interior de Cazorla que Rondón no pudo introducir en la red debido a que Casillas estuvo muy atento, pero el Málaga avisaba de que no llegaba a Madrid de turismo, quería los tres puntos. Mientras el Málaga quería la pelota y tocaba y tocaba hasta la saciedad, dirigidos por Isco, Cazorla y Joaquín, en el conjunto blanco se sucedían las contras, inquietando el marco de Caballero. Fue una primera parte muy entretenida en la que el Málaga mereció más que su rival, que sólo logró aproximarse al área blanquiazul por medio de sus contras letales, que no es poco. El Bernabéu apretó como nunca, en parte debido a las exigencias de su líder Mourinho, en parte porque sentía como los malagueños podían someter a los blancos. Pero cuando mejor estaba el conjunto visitante, apareció Ronaldo por banda izquierda, y tras acomodársela a su pierna buena puso un gran centro a la cabeza de Benzema que el francés, sin oposición y con la inestimable colaboración de Caballero, logró transformar en el primero cinco minutos después de la media hora de partido. Los boquerones, tras haber aguantado todas las embestidas de los blancos, veían como su trabajo se iba al traste por una jugada puntual.


Los dioses iluminaron el balón y Santi lo clavó en la escuadra

La segunda mitad arrancó dubitativa para los malaguistas, que salieron algo despistados y concedieron demasiado a su rival. Buena muestra de ello fue la jugada más determinante del encuentro, la que marcó el devenir posterior, cuando Ronaldo se plantó sólo ante Caballero tras la enésima contra letal de los blancos. El portugués lanzó perfectamente, pero el argentino respondió con una parada de prodigio, digna de los más grandes, redimiéndose del error del primer gol. Ahí se vio la diferencia de este Málaga con el que había pasado por el Bernabéu en años anteriores: este tenía el hambre de antaño aunado a la calidad actual. Pero Pellegrini quiso restar toque a su equipo quitando a Isco y apostando por la velocidad en banda de Eliseu, a la par que retiraba a Rondón dando entrada al ovacionado Van Nistelrooy. Pero los blanquiazules acusaron el desgaste realizado en la primera mitad y sufrieron más de la cuenta en la segunda, ya que sin piernas y sin la batuta de Isco, el equipo iba naufragando en la que parecía la enésima derrota en el feudo blanco. Callejón, Özil y Benzema, que falló incomprensiblemente tras una asistencia de cine del alemán, se empeñaban en afirmarlo, pero la suerte estaba del lado malaguista como se demostró en los minutos finales, cuando el Málaga parecía volver a renacer. Se pidió penalti de Camacho sobre Marcelo, algo a lo que el colegiado hizo oídos sordos debido a las reiteradas caídas blancas en el área malaguista. Y en estas, en el segundo minuto del descuento, Cazorla cayó en el borde del área. Él mismo se apresuró a colocar la bola, a tomar distancia y a observar a su amigo Casillas. Contuvo la respiración, y con él todo el Bernabéu, todo el malaguismo. Pitó Ayza Gámez, el asturiano dio seis pasos hacia el balón, seis pasos hacia la gloria. Su disparo, ejecutado a la perfección, se coló suavemente por la escuadra de Casillas sin que el “Santo” pudiese hacer nada más que observar la alegría del asturiano que un día pudo vestir de blanco. Al final, los blanquiazules se llevaron del Bernabéu un punto con sabor a victoria, dándole emoción a la Liga.


ALINEACIONES

Real Madrid: Casillas; Lass, Ramos, Pepe, Marcelo; Khedira, Alonso, Kaká (66’ Callejón), Özil (85’ Granero); Ronaldo, Benzema (86’ Higuaín).

Málaga: Caballero; Sánchez, Mathijsen, Weligton, Monreal; Demichelis, Camacho, Cazorla, Isco (58’ Eliseu), Joaquín (71’ Seba); Rondón (58’ Van Nistelrooy).


PabloG.

domingo, 18 de marzo de 2012

28ª Jornada de la Serie A Parma - Milan



Partido emocionante de la Serie A. El Milan, actual líder y próximo rival del Barça en Champions, recibía al Parma, necesitado de puntos para lograr la tan ansiada salvación. El duelo estaba servido.

Dominio rossonero

El partido comenzó con el Milan volcado en el área rival confiando en la velocidad de Emanuelson, la movilidad de El Shaarawy, y sobre todo en la calidad de Ibrahimovic. Por su parte el Parma se mostraba replegado en su campo, confiando en salir rápido por banda con Biabiany y Jonathan, y en el talento de Giovinco. Todo hubiera cambiado en el minuto once si Giovinco hubiera aprovechado un regalo de Abbiati, pero el disparo del joven mediapunta italiano se marchó alto. Después, un juagada individual de Valdés, cuyo disparo se marchó por poco, puso en apuros a los lombardos. Pero el Milan cambió pronto el rumbo del partido, cuando tras un centro desde la derecha y una posterior dejada de Ibra, Emanuelson empalmó el balón de primeras, interceptando en la mano de Zaccardo, por lo que el árbitro pitó penalti y amonestó al central parmesano. Ibra no falló desde los once metros, estableciendo el 0-1. Tras esto, el Milan tuvo una gran ocasión para ampliar la ventaja en el marcador pero Emanuelson no supo aprovechar el rechace de Mirante tras un gran lanzamiento de falta de Ibrahimovic. Minutos después llegaría la jugada polémica del encuentro, cuando el propio Ibrahimovic fue derribado en el área tras un inverosímil eslalon por Zaccardo, lo que hubiera supuesto su segunda amarilla. El Parma, algo inhibido por el asedio milanista, quería reaccionar, y lo hizo con un remate de Paletta que, tras golpear en Thiago Silva, interceptó en el travesaño inquietando a los milanistas, que en ese mismo minuto tuvieron la ocasión de ampliar la ventaja tras un regalo de la defensa parmesana que Ibra no pudo aprovechar al realizar un control defectuoso, por extraño que parezca. La última ocasión del encuentro, la tuvo el Parma con un centro-chut de Biabiany que se fue envenenando hasta marcharse fuera por poco.


Estéril reacción parmesana y sentencia milanista

La segunda mitad comenzó con el Parma mucho más metido en el partido y acosando al Milan, con disparos de Valdés, Giovinco y Floccari, aunque ninguno inquietó demasiado a Abbiati. Tras esto, el Milan renació e Ibra tuvo el segundo tanto tras un magnífico control orientado con la espuela, pero su disparo lo atajó Mirante. Pero en la siguiente jugada, el Milan ya no perdonó más y tras una arrancada desde su campo, Emanuelson dribló a Mirante y marcó el segundo para los lombardos. El Milan quería más, pero esta vez el holandés no pudo aprovechar la nueva ocasión y mandó fuera un gran pase de Ibrahimovic, como tampoco acertó el sueco de falta directa, atajando su disparo Mirante. El conjunto rossonero dominaba el encuentro, siendo demasiado para un Parma que se hallaba maniatado y sin la misma mínima oportunidad de hacer daño al cuadro milanista, excepto en los minutos finales cuando el Milan bajó el ritmo y Floccari lo pudo intentar el dos ocasiones, la primera, un disparo que se complicó tras golpear en un defensa y que requirió de una gran estirada de Abbiati, y la segunda, con el tiempo cumplido, un gran zapatazo desde la frontal que repelió el travesaño. Antes, había entrado al campo Gennaro Gattuso, que reaparecía en los terrenos de juego tras varios meses de ausencia por problemas oculares.


Grazie mille “Ibracadabra”!

El sueco volvió a dar muestras de su increíble calidad con un magnífico repertorio de regates, controles, asistencias y disparos. Marcó el primer tanto de su equipo de penalti, y estuvo presente en todas y cada una de las acciones de peligro de su equipo durante el encuentro. Fue una continua amenaza cada vez que agarraba el esférico. Sin duda, demostró estar al nivel de los más grandes del fútbol europeo actual, toda una bendición para este extraordinario deporte.


ALINEACIONES

Parma: Mirante; Zaccardo, Paletta, Lucarelli; Jonathan, Biabiany (63’ Valiani), Morrone (72’ Okaka), Mariga (25’ Musacci), Valdés, Giovinco; Floccari.

Milan: Abbiati; Antonini, Bonera, Silva, Zambrotta; Muntari (91’ Gattuso), Nocerino, Ambrosini, Emanuelson (85’ Aquilani); El Shaarawy (77’ López), Ibrahimovic.

PabloG.