sábado, 31 de diciembre de 2011

19ª Jornada de la Premier League Liverpool - Newcastle


Duelo por los puestos europeos en Anfield Road, el Liverpool de Dalglish, sin el uruguayo Luis Suárez por sanción, recibía al Tottenham de Pardew, con un enrachado Demba Ba, segundo en la clasificación de goleadores de la Premier con 14 tantos. Tras el siempre emocionante “You'll Never Walk Alone” cantado por The Kop y todo el estadio en general, arrancó el envite.

El Liverpool puso las ocasiones y el Newcastle la efectividad

El partido estuvo muy dividido durante la primera mitad, con la posesión muy igualada entre los dos equipos, pero los scousers contaron con mayor presencia ofensiva, teniendo varias ocasiones por medio de Bellamy, Carroll y, sobre todo, un buen disparo de Downing que atrapó Krul. El Liverpool, a pesar de llegar al área rival, no era capaz de transformar sus ocasiones en goles. En cambio, las urracas si lo hicieron. En realidad, ni si quiera necesitaron tirar a puerta en toda la primera mitad para conseguir un tanto, ya que tras un centro desde la izquierda de Taylor, Cabaye intenta peinar la bola, pero no llega e intercepta entre Demba Ba y Agger, introduciéndose en la meta de Pepe Reina. El Newcastle, sin rematar a portería, lograba el 0-1 y al Liverpool le tocaba remontar.

Pero les duro poco la alegría a las urracas, ya que cinco minutos mas tarde, tras una buena jugada de combinación, y un posterior rechace, tras un disparo de Downing, el balón le que cayó franco en el punto de penalty a Craig Bellamy, que no se lo pensó y fusiló a Tim Krul, logrando así el empate para su equipo. Tras el gol, los reds contaron con una nueva ocasión para adelantarse en el luminoso, pero el remate de Skrtel a la salida de un córner, se marchó fuera por centímetros.


Dominio scouser en la segunda mitad

Tras la reanudación, el Newcastle monopolizó la posesión hasta la entrada de Steven Gerrard. Tras esto, el Liverpool ganó definitivamente el centro del campo y contó con claras ocasiones, entre ellas una muy clara de Andy Carroll, al que se le fue el control frente a Krul. Pero el los reds no tuvieron tiempo de lamentarse, ya que unos minutos más tarde, y tras una buena falta botada por Bellamy y la inestimable colaboración de Simpson, que arrebató a su portero el balón cuando ya lo tenía prácticamente agarrado, lograron adelantarse en el marcador. De nuevo Bellamy veía puerta y lograba la ardua tarea de hacer olvidar al charrúa Suárez. Tras esto, el Newcastle trató de reaccionar y Demba Ba logró batir con un buen disparo picado, el primero a puerta del Newcastle en todo el partido, a Reina, pero Skrtel logró sacar el esférico en la línea de gol, impidiendo así el tanto del senegalés. Después de esta ocasión de las urracas, los scousers dominaron totalmente el cuero y dieron un aviso con un gran remate de Carroll de cabeza que se estrelló en el travesaño, pero minutos más tarde, el gran protagonista del encuentro, Gerrard, logró el definitivo 3-1 después de que Spearing diera un gran pase interior a Henderson, y éste viera perfectamente la entrada del capitán red que, prácticamente sin ángulo, logró cruzar la bola y lograr un gran gol que redondeó su gran actuación y el marcador.


El factor Gerrard, decisivo

Steve Gerrard, que reapareció en el “Boxing Day” después de una lesión, comenzó el encuentro en el banquillo. Pero en el minuto cincuenta y nueve saltó al césped con la intención de parar la avalancha de toque del Newcastle y dotar a su equipo de mayor sensatez a la hora de mover el cuero. Y vaya si lo logró. Desde el primer balón que tocó hasta el último, intento llevar peligro al área de Krul, realizando tres buenos centros, entre ellos el que Carroll falló en el control y el posterior remate al larguero del nueve red, y asumiendo la responsabilidad de liderar a su equipo tanto física como emocionalmente. Con su entrada, su equipo logró asentarse en el centro del campo y someter al Newcastle, logrando dos goles, el último una obra maestra del legendario Steven Gerrard, santo y seña del equipo de Anfield.


En conclusión, el Liverpool logra una importantísima victoria ante un rival directo que le permite colocarse en la quinta plaza, mientras que las urracas se quedan en la séptima. Los red ganaron el partido merecidamente al disponer de numerosas ocasiones mientras que el Newcastle logró un gol y estuvo a punto de lograr otro con un solo disparo a puerta en todo el encuentro. Cabe destacar la gran actuación de Craig Bellamy, con dos tantos, y sobre todo la del capitán Steve Gerrard, que revolucionó el partido con su entrada y logró el último tanto de su equipo.

ALINEACIONES

Liverpool: Reina; Johnson, Skrtel, Agger, José Enrique; Spearing, Adam (59' Gerrard), Henderson, Downing; Bellamy (73' Kuyt), Carroll.

Newcastle: Krul; Simpson, Williamson, Coloccini, Taylor (45' Santon); Obertan (84' Ameobi), Tioté, Cabaye, Gutiérrez, Vuckic (65' Ben Arfa); Ba.

PabloG.

jueves, 29 de diciembre de 2011

21ª Jornada de la Scottish Premier League Celtic de Glasgow - Glasgow Rangers



Se producía en Glasgow el mayor acontecimiento futbolístico de Escocia, los católicos del Celtic recibían a sus eternos rivales, los protestantes del Ranger. Llegaba uno de los partidos más emocionantes y viscerales del panorama futbolístico, dos equipos llenos de pasado e históricamente dominadores de la Scottish Premier League se enfrentaban una vez más por el liderato. Celtic Park estaba lleno a rebosar y tras el emocionante y a la vez escalofriante “You'll Never Walk Alone” que toda la hinchada católica cantó a coro como es costumbre, comenzó el encuentro.

Primera parte llena de ritmo y gol fantasma del Rangers

El partido comenzó con un ritmo vibrante, que se extendió durante todo el encuentro, con la posesión muy dividida e igualdad de ocasiones para ambos equipos. Las dos escuadras, fieles a su estilo, optaron por un fútbol físico y tremendamente directo, buscando la dejada de sus respectivos puntas y el remate en segunda línea. Golpeó primero el Rangers, pues en la primera aproximación que tuvo al área de Forster, en el minuto seis, reclamó gol tras un remate de Wallace que el meta del Celtic sacó, muy probablemente de dentro de su portería, por lo tanto, el Rangers comenzó el partido con un error arbitral, pues ese gol debió subir al marcador. Tras esta ocasión, el Celtic tuvo otra clara por medio de su capitán Brown tras una dejada de cabeza de Samaras. Posteriormente, ambos conjuntos gozaron de dos ocasiones más, primero el Rangers a través de Bocanegra que incomprensiblemente mandó alto el balón cuando estaba bajo palos, y después el Celtic, cuando Hooper, de nuevo tras una dejada de Samaras remató a portería y su disparo lo sacó McGregor.

Imagen del gol fantasma no señalado a favor del Rangers

Ledley logró el gol católico

Tras la reanudación, el Rangers salió más incisivo y contó con alguna ocasión por medio de Jelavic, que fue el más activo en ataque para los protestantes durante todo el encuentro. Pero el Celtic no tardó en reaccionar, y Forrest, la nueva sensación católica, que tuvo una actuación muy destacada en el partido, con muchísimo descaro a la hora de encarar, se sacó un buen disparo que McGregor envió a córner. Y a la salida de este córner botado por Mulgrew, Ledley logró conectar un testarazo inapelable que se coló al fondo de las mallas de la meta defendida por McGregor. El Celtic se adelantaba ante su eterno rival y conseguía arrebatarle el liderato, al menos momentáneamente.


La dureza crecía por momentos

Tras el gol, el partido se endureció, especialmente tras una jugada en la que chocaron McCulloch y Kayal, teniendo que retirarse ambos del terreno de juego, Kayal en el instante, y McCulloch minutos después. Después de esta jugada, ambos equipos sacaron el hacha de guerra, sobre todo el Rangers, que incluso pudo acabar con un hombre menos, debido a una durísima entrada del recién ingresado en el campo Healy, que cazó durísimamente al joven Forrest, pero la acción se quedó en cartulina amarilla.


En resumen, victoria católica en el Old Firm con un gol de Ledley a la salida de un córner. El Rangers protestó durante los primeros minutos de juego un gol legal que el árbitro no concedió a los azules. Ambos equipos quisieron el partido y nunca le perdieron la cara. Por parte del Celtic destacar la soberbia actuación de Forrest, y el buen hacer de Samaras peleando balones arriba, Kayal aportando calidad en el mediocampo y Hooper dotando de pegada a los blanquiverdes. Por parte del Rangers, destacamos a Jelavic en punta y al intermitente Aluko por banda. Novena victoria consecutiva de los católicos que terminarán 2011 en lo más alto de la clasificación después de remontar una desventaja de doce puntos.



ALINEACIONES

Celtic: Forster; Matthews, Rogne, Mulgrow, Ledley; Brown, Wanyama, Kayal (76' Ki Sung-Yueng), Forrest; Hooper (85' Stokes), Samaras.

Rangers: McGregor; Papac, Bocanegra, Bartley, Broadfoot; Wallace (78' Edu), McCulloch (78' Healy), Davis, Aluko (66' Wylde); Lafferty, Jelavic.

PabloG.

miércoles, 28 de diciembre de 2011

18ª Jornada de la Premier League Norwich City - Tottenham Hotspur


Vibrante duelo en la Premier League, el recién ascendido Norwich City, un equipo con un juego puramente directo, recibía al talentoso Tottenham Hotspur de Harry Redknapp, un equipo que destaca por su maestría a la hora de mover el balón.

Calidad londinense

Redknapp salió con una idea fija: acumular a muchos jugadores de toque por el centro, como lo son Parker, Modric y Van der Vaart, cubrirse las espaldas con el omnipresente Sandro en el pivote defensivo, dejar libres las bandas para la potencia de Gareth Bale y las continuas internadas de Kyle Walker, y colocar a Adebayor sólo en la punta de ataque, fijando a los centrales y participando en las jugadas combinativas de su equipo. El planteamiento no le pudo salir mejor al técnico inglés, ya que su equipo obtuvo casi un setenta por ciento de posesión y a raíz de esto contó con numerosas ocasiones. El Tottenham demostró que posee uno de los mejores y más creativos centros del campo del mundo.


Dominio de los spurs

El Tottenham salió desde el inicio fiel a su estilo y consiguió rápidamente monopolizar el balón, algo que continuó realizando durante los noventa minutos de juego. Realizó un asedio constante al área del Norwich, producido por los buenos movimientos del medio campo spur, con varias aproximaciones de Walker, muy buenos disparos de Bale y Van der Vaart, y sobre todo una clara ocasión de Adebayor, al que se le marchó largo el regate cuando estaba sólo frente al meta Ruddy. Los canarios estaban impotentes frente al poderío del Tottenham, y cuando lograban aproximarse al área de Friedel, sus acciones eran completamente estériles. Los delanteros Morison y Holt, a pesar de que realizaron un gran trabajo defensivo y físico, no tuvieron acierto en las escasas oportunidades de las que gozaron. Cabe destacar en la primera mitad un claro penalty de Morison sobre Gallas que el árbitro no señaló.


El show de Gareth Bale

En la segunda mitad, la tónica se mantuvo, aunque el Tottenham buscaba con más insistencia el gol. Y de hecho tardó poco en lograrlo, pues a los diez minutos de la segunda mitad, tras una buena jugada de toque de los spurs, Van der Vaart envió un buen balón a Adebayor, que siendo muy generoso, se la entregó a Bale para que fusilara a Ruddy. El Tottenham lograba, muy merecidamente, adelantarse en el marcador por medio de su buque insignia, el gran Gareth Bale. Pero el galés no se conformó con el primer tanto y siguió buscando con insistencia el segundo, algo que logró en el minuto sesenta y seis tras una contra letal. Luka Modric le dio un pase y el interior izquierdo arrancó desde su campo con una velocidad y una potencia descomunal, arrasando por el centro y fulminando la contra con una definición llena de calidad para establecer el 0-2 en el luminoso. Bale marcaba un golazo marca de la casa exhibiendo toda su velocidad, potencia y calidad. Tras el segundo, el galés no se dio por vencido y siguió insistiendo en busca de un tercer gol que finalmente no logró.


En definitiva, gran partido del Tottenham, dueño y señor del encuentro desde el primer momento y que pasó por encima de un Norwich demasiado limitado técnicamente y que jugó con más corazón que otra cosa. Exhibición de un Gareth Bale que cada día va a más y sensacional el centro del campo formado por Sandro, Parker, Van der Vaart y Modric. Tres puntos más para los londinenses, que consiguen recortar distancias frente al segundo clasificado, el Manchester City.

ALINEACIONES

Norwich: Ruddy; De Laet (63' Barnett), Martin, Whitbread, Drury (74' Bennett); Fox, Hoolohan, Surman, Crofts (74' Pilkington); Morison, Holt.

Tottenham: Friedel; Kaboul, Gallas, Assou-Ekotto (71' Rose), Walker; Sandro, Parker (93' Livermore), Van der Vaart (84' Kranjcar), Modric, Bale; Adebayor.

PabloG.

jueves, 22 de diciembre de 2011

Vuelta de los Dieciseisavos de final de la Copa del Rey Málaga - Getafe


Duelo en La Rosaleda por alcanzar los octavos de final de la Copa del Rey. El Málaga, con ventaja al haber cosechado un valioso 0-1 en el Colisseum Alfonso Pérez, recibía a un Getafe dispuesto a pelear hasta el último momento por el pase a la siguiente ronda.

Igualdad absoluta... pero el Málaga amplió la ventaja

La posesión del encuentro estuvo dividida durante los noventa minutos. Ninguno de los dos equipos consiguió dominar el cuero claramente y ambos contaron con buenas ocasiones de abrir el marcador. El Málaga contó con una ocasión de Van Nistelrooy, que remató en plancha un balón de Joaquín, otra de Apoño de falta que detuvo Codina, y otra de Seba que, tras una buena dejada de Van Nistelrooy, no supo definir ante Codina. Por su parte el Getafe, contó también con buenas ocasiones. Incluso logró un gol, pero éste fue dudosamente anulado por una posible falta del Cata Díaz sobre Toulalan al rematar un córner. El Getafe protestó la controvertida decisión arbitral y a los 3 minutos recibió otro jarro de agua fría, el gol de Van Nisterooy. El holandés, tras un centro de Eliseu en una buena contra malaguista, conecto una perfecta volea que, después de botar, batió por alto a un adelantado Codina, un gol marca de la casa de “Van the Man”. A pesar de la igualdad, el Málaga tomaba ventaja.


Gol azulón y norviosismo malaguista

Tras la reanudación, el Getafe salió mucho más incisivo a por el gol, y tras un disparo de Colunga desde la frontal, llegó el premio para los madrileños, obra de Valera. El murciano se internó por la línea de fondo y su disparo fue al fondo de las mallas con la ayuda de Caballero, que intentó algo extraño e introdujo el balón en su propia portería. Tras el gol, al Málaga le invadieron los nervios y se fue momentáneamente del partido, cosa que aprovechó el Getafe para inquietar más aún al inquieto conjunto blanquiazul.


Minutos de locura copera

De hecho, en uno de estos despistes malaguistas, Güiza se plantó solo en la frontal y Weligton no tuvo más remedio que arrollarlo, costádole así la expulsión. A falta de veinte minutos, el Málaga se quedaba con un hombre menos y sufría una peligrosa falta al borde del área, que a la postre significaría el 1-2, gracias a un magistral lanzamiento de falta de Mané que entró por la escuadra de Willy Caballero. El Getafe tenía el partido de cara, había conseguido dar la vuelta a la eliminatoria y jugaba contra diez hombres a falta de veinte minutos. Pero, tras una entrada innecesaria por detrás, Casquero vio la roja directa, por lo que ambos equipos volvían a estar igualados en cuanto a número de futbolistas. De hecho, la expulsión de Casquero significó algo más para el Getafe, pues a raíz de ésta no consiguió levantar cabeza. Pero en el minuto ochenta y seis, el conjunto azulón cometió una falta al borde del área, y cuando ni Cazorla, ni Joaquín, ni Apoño, ni nadie se atrevía a asumir la responsabilidad de lanzarla, apareció la (pequeña) figura de Diego Buonanotte, al que no le tembló el pulso a la hora de coger el balón. Lo colocó, miro a Codina, y se la clavó en la escuadra. Golazo del argentino a falta de cinco para el final y Málaga estallaba de júbilo por su equipo.


Al final, los malacitanos estarán en el sorteo de la siguiente ronda, mientras que los azulones deberán esperar al año próximo si quieren conseguir la copa de Su Majestad. Van Nistelrooy, bastante incisivo durante todo el encuentro, adelantó al Málaga mientras que Valera y Mané lograron los tantos azulones. A falta de cinco minutos, Buonanotte selló el pase malaguista y el empate en el marcador.

ALINEACIONES

Málaga: Caballero; Sánchez, Demichelis, Weligton, Eliseu; Toulalan, Apoño (80' Buonanotte), Isco (54' Cazorla), Joaquín, Seba; Van Nistelrooy (74' Rondón).

Getafe: Codina; Valera, Díaz, Lopo, Mané; Lacen (50' Casquero), Míchel, Barrada, Ríos; Colunga (78' Pérez), Miku (61' Güiza).

PabloG.

lunes, 19 de diciembre de 2011

17ª Jornada de la Liga BBVA Valencia - Málaga


Choque en Mestalla entre dos equipos con objetivos similares. El Valencia del enrachado Soldado recibía a un Málaga que buscaba los tres puntos para afianzarse en los puestos nobles de la clasificación. Además, tras la marejada que provocaron ambos equipos con los traspasos de Joaquín y, sobre todo, de Isco, donde hubo denuncias de por medio, el partido llegaba con el ambiente caldeado.

Partido disputado

El partido comenzó con la posesión muy dividida, aunque algo más favorable al Málaga, que jugaba por mediación de Isco y Cazorla. Cabe destacar que el arroyero contaba que un marcaje doble e incluso triple en ocasiones, algo inusual para un futbolista de diecinueve años de edad. El Valencia, sin embargo, creaba más peligro a la contra con las internadas de Mathieu y los movimientos de Jonas y de Soldado. El conjunto blanquiazul contaba con grandes ocasiones, pero no lograba definir bien de cara a portería. Entre tanto, el juego se iba endureciendo, sobre todo por parte del conjunto valencianista.


Joaquín y Soldado, protagonistas

Cabe destacar las jugadas individuales de Joaquín, que volvió loca a la defensa durante toda la primera mitad y parte de la segunda. De hecho, la ocasión más clara del Málaga en los primeros 45 minutos la tuvo el gaditano tras un eslalon espectacular en el que sentó a Mathieu. Joaquín se sentía protagonista en su regreso a la ciudad del Turia.

Pero el destino tenía reservada la gloria a otro jugador, Roberto Soldado. El valenciano, uno de los mejores del mundo en cuanto a desmarque y definición se refiere, aprovechó al máximo cada balón que le llegó. De hecho, con solo cinco remates consiguió dos goles, dos zarpazos que sirven para abrir distancia en la tabla con el conjunto costasoleño. El primero llegó tras un pase de Jonas al hueco que Soldado aprovechó con un buen desmarque a la espalda de Mathijsen y luego dribló a Caballero para marcar a placer. El segundo, lo logró al conectar una volea perfecta a centro magistral de Jordi Alba, un golazo propio de la calidad del madrileño.


El Málaga contó con ocasiones, pero no las aprovechó

Entre el primer gol del Valencia y el segundo, el conjunto malacitano contó con numerosísimas ocasiones que no llegaron a buen puerto debido al desacierto de sus jugadores de ataque, más concretamente de Rondón. El venezolano, desacertado durante toda la noche, como en los últimos encuentros de su equipo no consigue encontrar el nivel que le llevó la temporada pasada a anotar catorce decisivos goles. Pero con la entrada de Van Nistelrooy tampoco mejoró el asunto, aunque si es cierto que las ocasiones malaguistas menguaron durante este tramo del partido. El Málaga necesita mejorar mucho en el aspecto goleador si quiere alcanzar su objetivo de esta temporada, Europa.


En resumen, victoria valencianista con un gradísimo y determinante Soldado que permite a los chés respirar más tranquilos en la tercera posición y que apea a los malagueños de los puestos europeos. El Málaga contó con numerosas ocasiones, pero le faltó lo que sobró en el conjunto valencianista, la efectividad de cara a portería.

ALINEACIONES

Valencia: Alves; Miguel, Rami, Víctor Ruiz, Jordi Alba; Albelda, Banega (82' Parejo); Feghouli (78' Pablo), Jonas (88' Piatti), Mathieu; Soldado

Málaga: Willy Caballero; Gámez, Demichelis, Mathijsen, Monreal; Toulalan, Joaquín, Cazorla, Isco (75' Duda); Juanmi (65' Van Nistelrooy) y Rondón (75' Seba)

PabloG.

domingo, 18 de diciembre de 2011

Final de la Copa Mundial de Clubes de la FIFA 2011 Santos FC - FC Barcelona


Se enfrentaban en el Estadio Internacional de Yokohama los mejores conjuntos del cono Sur del continente americano y del continente europeo como así demuestran sus títulos. Santos y Barça, campeones de la Copa Libertadores y de la UEFA Champions League respectivamente, disputaban la final de la Copa Mundial de Clubes de la FIFA para coronar al mejor equipo del mundo. A un lado, el Santos, liderado por la creatividad de Ganso y sobre todo por la magia y el espectáculo de Neymar, al otro lado, el Barcelona, entregado al talento de Xavi e Iniesta y a la determinación de Leo Messi.

Dominio azulgrana

El partido comenzó con el Barça queriendo la bola y el Santos corriendo tras ella, algo que continuó durante toda la primera y mitad y la mayor parte del encuentro. El conjunto peixe, acostumbrado a tener el dominio del esférico durante sus encuentros, sufría los constantes toques y movimientos culés. Ya a los diez minutos el Barça avisó con uno ocasión clara de Thiago, pero cinco más tarde, Messi no perdonó y puso el primero para su equipo. Xavi, tras un gran control de espuela, vio perfectamente a Messi que, con mucha sangre fría, realizó una vaselina ante Cabral que se transformó en el primer tanto. Tras este gol, los culés abrían el campo con Thiago y Alves pegados a las líneas, mientras generaban el fútbol por el centro con Cesc, Xavi, Iniesta y Messi.


Gran partido de Alves

Tras el gol, el conjunto de Guardiola siguió dominando y teniendo ocasiones de gol. En una de ellas, Alves entró por la banda derecha y sacó un buen pase atrás que Xavi, tras un control magistral, convirtió en gol tras fusilar a Cabral. Volvía a marcar el de Tarrasa que este año está en racha. Pero a pesar de llevar una ventaja de dos goles, el Barcelona no se echó atrás, y tuvo otra clara ocasión por mediación de Cesc, pero que se marchó al palo. El Barça abusaba del Santos, y esto se vio reflejado en el tercer gol, obra de Cesc. Messi se interna en el área y se posiciona de espaldas a la portería, ve la entrada de Alves y le manda un taconazo que el brasileño centra para que, tras el rechace de Cabral, Thiago remate, pero su disparo interceptó en un defensa, cayéndole a Cesc que sólo la tuvo que empujar. Cero a tres en la primera mitad y fútbol espectáculo.


Segunda mitad más relajada

La segunda mitad comenzó con una ocasión clara de Cesc a pase de Messi que se marchó a córner por poco. Tras esta clara ocasión, el Barça bajó el ritmo, permitiendo alguna aproximación del Santos, entre ellas una de Neymar que no pudo rematar bien un balón de cabeza, y posteriormente, otra del joven carioca que paró Valdés en el mano a mano. Tras estas ocasiones, el Barça volvió a dominar con un activísimo Alves, que mandó un balón al poste y tuvo alguna ocasión más. De hecho, el cuarto gol de su equipo llegó tras un pase suyo para Messi que, con un toque, dribló a Cabral y marcó a placer.


En conclusión, el Barcelona se proclama campeón del Mundo en un partido muy limpio y deportivo, en el que los dos conjuntos quisieron la pelota, pero donde se vio la clara superioridad azulgrana. Neymar estuvo desaparecido durante la mayor parte del encuentro, pero Messi lideró a su equipo y se proclamó Balón de Oro del Torneo.


ALINEACIONES

Santos FC: Cabral; Danilo (30' Elano), Drácena, Bruno, Durval, Leo; Henrique, Arouca, Ganso (83' Ibson); Borges (78' Kardec) y Neymar.

FC Barcelona: Valdés; Puyol (84' Fontàs), Piqué (56' Mascherano), Abidal; Alves, Busquets, Xavi, Thiago (78' Pedro); Iniesta, Cesc; y Messi.

PabloG.

martes, 13 de diciembre de 2011

Fútbol en Blanco y Negro: Fritz Walter

Fritz Walter nació el 31 de octubre de 1920 en Kaiserslautern. Con 17 años debutó en el equipo de su tierra y de sus amores, el homónimo equipo de su ciudad. El 14 de julio de 1940, con la Segunda Guerra Mundial ya empezada y sólo 19 años de edad, debutó en la selección alemana de la mano del seleccionador Herberger. Su carta de presentación fue un hat-trick a la selección rumana, en un partido que acabaría 9-3 con victoria alemana. Walter, que destacó durante toda su vida por su humildad y sencillez fuera de los terrenos de juego, brillaba en el verde por su visión de juego, su técnica y su capacidad de sacrificio, además de por su capacidad goleadora, a pesar de ser centrocampista.

Pero el joven Fritz, cuya carrera era muy prometedora, no pudo disputar ningún partido internacional entre 1943 y 1950. Reclutado en 1942 y enviado al frente de batalla al año siguiente como paracaidista en la frontera entre Eslovaquia y Hungría. Fue hecho prisionero y llevado a un campo de concentración donde contrajo la malaria.

Durante su cautiverio se hizo famoso entre los presos y los guardianes por su increíble habilidad futbolística. Se dice que este hecho pudo ser uno de los motivos por el que un guardián ruso, a la llegada del ejército soviético, le salvó la vida: afirmó que Fritz era francés en vez de alemán y fue puesto en libertad.

Tras los años de cautiverio, el regreso a su país fue triunfal. En 1951, después de haber hecho al Kaiserslautern campeón de liga, regresó a la selección alemana como capitán. Herberger quería que Walter fuese el líder de la Alemania de la posguerra y su prolongación en el campo. Posteriormente en 1953, volvió a hacer campeón al Kaiserslautern, para un año después, en 1954, capitanear y liderar a Alemania en el Mundial de Suiza.


Pocos apostaban por la selección alemana. La guerra, y la evidente expulsión de los torneos internacionales, había pasado factura en el equipo bávaro. Las jóvenes promesas se habían convertido en jugadores entrados en años y el equipo no parecía estar a la altura del torneo. La clara favorita era Hungría, los magiares mágicos, capitaneados por el gran Ferenc Puskas. Eran el rival a batir y parecían invencibles. No ayudó mucho a cambiar esa idea la clamorosa derrota alemana contra los húngaros por 8-3 en la fase de grupos. Alemania entera pedía la destitución de Herberger. Pero el conjunto germano mantuvo el tipo y consiguió la clasificación.

Tras la fase de grupos, Alemania venció a Yugoslavia por 2-0 con una gran actuación de Walter, que dirigió a su equipo. Los teutones se encontraban en semifinales y sus rivales eran los austriacos. En el partido contra Austria, el combinado germano ganó con comodidad por 6-1 con dos goles de Walter, ambos de penalti. Alemania llegaba a la final de la copa mundial, que se disputaría en el Wankdorfstadion de Berna. Su rival sería la todopoderosa Hungría de Puskas, Koksis, Czibor y compañía.


El Milagro de Berna”

Era 4 de julio. Por la mañana el sol brillaba en la capital suiza. Pero poco después, el tiempo cambió radicalmente y empezó a diluviar. Fritz estaba feliz. “Tu tiempo” le dijo Herberger. Tenía razón. Como consecuencia de la malaria, el calor le hacía subir la fiebre, mientras que con lluvia se encontraba en perfectas condiciones.

Llegaron alemanes y húngaros al estadio. El partido dio comienzo. En juego, la Copa del Mundo. Los húngaros marcaron dos goles en los primeros ocho minutos de juego con goles de Puskas y Czibor. El fantasma del 8-3 rondaba sobre el equipo alemán. Pero los bávaros, bravos por naturaleza no se achicaron y en el minuto 14 recortaron distancias por medio de Morlock, y cuatro minutos más tarde consiguieron el empate, logrado por Rahn, tras un saque de esquina botado por Walter.

La lluvia hacía cada vez más pesado el terreno de juego, lo que dificultaba el juego de toque de la selección húngara y beneficiaba el juego físico alemán. Además, la selección teutona contaba con un “arma secreta”: Herberger había conseguido que la joven empresa Adidas proveyese a su equipo de un revolucionario calzado con tacos atornillables, lo que permitía elegir la longitud de los tacos de las botas.

Hungría, a pesar del estado del césped siguió con la posesión, mientras que Alemania se entregaba a la clase y el sacrificio de su líder Fritz Walter. Pero a falta de seis minutos, Alemania obró el milagro. Rahn consiguió el 3-2 y Alemania se proclamaba campeona del mundo por primera vez en su historia. Walter y los suyos habían derrotado a la gran Hungría de Puskas y el propio Fritz recogió el trofeo que les acreditaba como campeones mundiales. Esta victoria daba un soplo de aire fresco a toda una nación destrozada por la guerra. Había nacido un mito.


Influencia de Fritz Walter

1.- Permaneció durante 21 años, desde 1938 hasta 1959, en el equipo de su ciudad, el Kaiserslautern, rechazando sustanciosas ofertas del Nancy o el Atlético de Madrid entre otros, por lo que es todo un símbolo de fidelidad a unos colores.

2.- En 1970 recibió la Gran Cruz de la Orden al Mérito de la República Federal de Alemania, siendo el primer futbolista en recibirla.

3.- En 1974, antes del partido de semifinales que enfrentaba a Alemania con Polonia, el laureadísimo capitán de la selección alemana, Franz Beckenbauer, apeló al espíritu de Walter durante un discurso anterior a dicho partido para conseguir la victoria.

4.- En 1985, el estadio del Kaiserslautern, el Betzenberg, pasó a llamarse Fritz-Water-Stadion, en honor al carismático futbolista.

5.- Es, junto a Beckenbauer, Seeler y Matthäus, capitán honorario de la selección alemana.

6.- En 1995 recibió la Orden al Mérito de la FIFA.

7.- Fue el líder simbólico de la candidatura de Alemania para albergar la Copa Mundial de la FIFA de 2006, en especial de su ciudad, Kaiserslautern.

8.- Murió en 2002, durante el Mundial celebrado en Corea y Japón, no pudiendo cumplir así su sueño, ver a Alemania en su estadio en el Mundial de 2006.

y 9.- En Alemania se utiliza la expresión “Fritz-Walter-Wetter” (el tiempo de Fritz Walter) para referirse a un día lluvioso.



PabloG.

domingo, 11 de diciembre de 2011

16ª Jornada de la Liga BBVA Málaga - Osasuna


Partido de la zona noble de la clasificación en La Rosaleda. El Málaga, sexto clasificado, recibía al Osasuna, séptimo. Ambos equipos necesitaban los tres puntos, uno para abrir distancia con sus perseguidores, el otro para acortarla y asomar la cabeza por los puestos europeos.

Un tiro a puerta, un gol

El partido comenzó como se esperaba, el Málaga dominando la posesión, y el Osasuna replegado en su campo. El conjunto malacitano conseguía aproximarse, pero la mala fortuna, y los desaciertos de sus futbolistas le impedía abrir el marcador. Las ocasiones más claras de la primera mitad fueron una de Duda, que sólo bajo palos incomprensiblemente la mandó fuera, y otra de Monreal, que conectó una impresionante volea, tras un buen pase de Isco, que golpeó en el poste de la meta rojilla. Precisamente tras esta ocasión malaguista, Ibrahima empujó a gol un balón muerto tras una serie de rebotes producidos por un saque de esquina que la defensa blanquiazul no supo resolver. El Osasuna convertía en gol su primer disparo a puerta.


Ansiedad malaguista

Tras el gol de Osasuna, el Málaga se obcecó con el gol y se precipitó en muchas ocasiones, pegando pelotazos en lugar de jugar en corto, que es como este equipo realmente hace daño. El cambio de Joaquín por Duda tras el descanso benefició mucho al juego exterior malagueño, ya que le dio mucha más profundidad y velocidad. El Málaga contó en la segunda mitad con una decena de ocasiones mientras Osasuna se limitaba a verlas venir. Se mostró muy rácano el conjunto navarro, pero el Málaga no supo aprovechar su superioridad debido a los fallos entre otros de Rondón, muy espeso durante todo el encuentro.


Si Isco funciona, el Málaga también

Pero en el minuto 70, Isco vio la entrada de Sergio Sánchez por el flanco derecho, este la puso atrás y Juanmi, que había entrado por Seba, la empujó para poner las tablas en el electrónico. El Málaga, a partir de ahí, se entregó a la lucidez del mediapunta, que dirigió a su equipo durante todo el encuentro. Ni Cazorla, ni Joaquín, ni nadie quería la bola, todos buscaban a Isco esperando que este resolviera el encuentro, pero el joven jugador, por más que lo intentó, le fue imposible rascar algo más que el empate, entre otras cosas, debido al cansancio.


En definitiva, empate en un encuentro en el que el Málaga mereció algo más ante un pobre Osasuna, muy pasivo durante todo el encuentro y que se limitó a defender su renta. Cabe destacar la actuación de Monreal y, sobre todo, de Isco, que llama con fuerza a las puertas de la selección absoluta con tan solo 19 años.

ALINEACIONES

Málaga: Caballero; Sánchez, Demichelis, Weligton, Monreal; Toulalan, Duda (45' Joaquín), Cazorla, Isco, Seba (62' Juanmi); Rondón.

Osasuna: Fernández; Roversio, Sergio, Flaño, Satrústegui (57' Raitala); Puñal, Lolo (71' Torres), Timor, Lamah (75' Cejudo); Nino, Ibrahima.

PabloG.

16ª Jornada de la Liga BBVA Real Madrid - Barcelona


Por fin llegó el día del Clásico. El Madrid, con una racha de 15 victorias consecutivas, recibía al vigente campeón de liga, el Barcelona. Mucho se había hablado y escrito sobre el encuentro los días anteriores. Se disputaba por enésima vez el partido del siglo.

23 segundos

El pitido del árbitro señaló el inicio del partido. El Barça, que había ganado el sorteo, sacó hacia atrás, el balón llegó a Valdés, que se complicó en exceso y entregó a Di María que buscó el pase a Benzema, pero el balón salió rechazado y le llegó a Özil, que golpeó de primeras e interceptó en Busquets, cayéndole franco a Benzema para poner el primero en el electrónico. 23 segundos de partido, el Real Madrid comenzaba el partido de la mejor manera posible gracias al zarpazo del “gato”. Le tocaba remontar al conjunto blaugrana.


El Barça estuvo incómodo hasta el gol

El equipo madridista continuó con su asfixiante presión, mientras que el Barça se encontraba incómodo y empeñado en mantener la posesión con pases cortos, sin pegar pelotazos. Los culés dispusieron de ocasiones, pero el conjunto merengue era mucho más peligroso a la contra con la velocidad de Di María, Özil, Benzema y sobre todo Cristiano Ronaldo. Pero a la media hora de partido Messi envió un pase en profundidad, que recogió Alexis para batir por bajo a Casillas y poner las tablas en el marcador. Tras el gol, el Barça jugó algo más cómodo que al principio, aunque el Madrid seguía siendo igual de peligroso al contragolpe. Antes de la finalización de la primera mitad, el juego se endureció bastante, hasta el punto de que Messi pudo ser expulsado por doble amarilla tras una falta sobre Xabi Alonso.


Segunda parte culé

Tras la reanudación, el Barça siguió queriendo la pelota y la presión madridista fue menguando cada vez más debido al despliegue físico realizado en el primer tiempo. Tan sólo un lanzamiento de falta de Cristiano Ronaldo pudo inquietar a Valdés hasta que, en el minuto 52, Xavi consiguió empalmar una volea en la frontal que golpeó en Marcelo, golpeó en el poste de Casillas y entró, logrando así el 1-2. El de Tarrasa, que cumplía su partido 600 con la elástica blaugrana, marcaba en el Bernabéu para adelantar a su equipo. Después del gol, el Madrid se desmoronó y el Barça pudo jugar con total comodidad y creando ocasiones, comandado por un gran Iniesta. En una de estas, Alves entró por la banda puso el balón al área para que Cesc, de cabeza, hiciera el tercero y sentenciara el partido. Tras el tanto, el Barça, aunque siguió dominando, se confió, y el Madrid pudo contar con buenas ocasiones en los últimos minutos, pero sin conseguir el premio del gol.


En resumen, el Madrid pasó de los cielos a los infiernos en un partido que el Barça sólo pudo dominar con el resultado a favor, gracias a la táctica de presión asfixiante empleada por Mourinho. Los blaugranas se colocan líderes con un partido más, mientras que los merengues ya piensan en el próximo envite frente al siempre complicado Sevilla.
ALINEACIONES

Real Madrid: Casillas; Coentrão, Ramos, Pepe, Marcelo; Lass (62' Khedira), Alonso, Di María (77' Higuaín), Özil (57' Kaká), Ronaldo; Benzema.

Barcelona: Valdés; Puyol, Piqué, Abidal; Busquets, Alves, Xavi, Cesc (77' Keita); Iniesta (88' Pedro), Alexis (83' Villa), Messi.


PabloG.

sábado, 10 de diciembre de 2011

15ª Jornada de la Premier League Arsenal - Everton


Celebraba el Arsenal su 125 aniversario en el Emirates Stadium. El invitado a la fiesta era el Everton, pero los scousers no estaban muy por la labor de dejar divertirse a los gunners y llegaban a Londres en busca de la victoria.

Primera media hora muy disputada

El partido comenzó con el Arsenal intentando asfixiar al Everton con una presión muy arriba. Por su parte, el Everton también buscaba lo mismo pero con menos constancia y orden en la presión. La posesión estaba muy repartida entre los dos equipos, que dispusieron de buenas ocasiones para abrir el marcador, como por ejemplo la clara ocasión de Walcott, que no supo definir ante el meta Howard.


Dominio gunner

Pero después de la primera media hora, el conjunto londinense comenzó a asediar el área del Everton con un torrente de ocasiones. El Arsenal parecía una tormenta y hacía mucho daño con sus relámpagos Gervinho y Walcott, este último muy participativo en el día de hoy. El partido tenía un ritmo trepidante y los gunners dominaban el medio campo, gracias al músculo de Song y la calidad de Arteta y sobre todo de Aaron Ramsey. El galés campaba a sus anchas por la media punta, con pases muy imaginativos y peligrosos. Cabe destacar también la solidez defensiva del equipo de Liverpool, muy seguro durante todo el encuentro.


Van Persie, con el gol en la sangre

Tras la reanudación, la tónica fue la misma aunque el Everton consiguió acercarse más al área de Szczesny. Pero las aproximaciones del Everton fueron en balde, ya que en el minuto 70 apareció el futbolista más determinante del Arsenal, Robin Van Persie. El holandés anduvo desacertado durante la mayor parte del encuentro, pero Alexander Song supo encontrarlo con un pase desde el centro del campo que Van Persie conectó al primer toque y sin dejarla botar para cruzarla al otro palo de la portería de Howard. Van Persie sacó el cañón que tiene en su pierna izquierda y volvió a demostrar porque es el máximo goleador de la Premier y un serio candidato a la Bota de Oro. Tras el gol, el Everton fue incapaz de reaccionar.


En conclusión, victoria por la mínima de un Arsenal que dominó el encuentro pero no fue capaz de anotar hasta bien entrada la segunda parte a pesar de haber tenido buenas ocasiones. Por su parte, el Everton, pese a haber estado bien defensivamente, no fue capaz de inquietar a Szczesny durante todo el encuentro. Cabe destacar la buena actuación de Ramsey y Walcott por parte del Arsenal y el golazo espectacular de Van Persie.

ALINEACIONES

Arsenal: Szczesny; Djorou, Mertesacker, Koscielny, Vermaelen (81' Miquel); Song, Arteta, Walcott (89' Frimpong), Gervinho (81' Rosicky), Ramsey; Van Persie.

Everton: Howard; Hibbert, Jagielka, Heitinga, Baines; Neville (76' Gueye), Fellaini, Coleman, Bilyaletdinov (76' McAleny), Cahill; Saha (63' Distin).

PabloG.